Implantes de mama, adaptación al natural

Implantes de mama, adaptación al natural

Cualquier mujer conoce, a grandes rasgos, que es lo que puede aportarle la cirugía para sus pechos, en especial la que está relacionada con el aumento mamario. Los medios de comunicación se hacen eco de las bondades de un sencillo tratamiento médico y estético para aumentar el volumen de los senos. El mundo del espectáculo, las actrices, nos muestran con su ejemplo el valor y los beneficios de esta cirugía cada vez más popular.

Sin embargo, pocas mujeres conocen los detalles de la mamoplastia de aumento, de la física y de la dinámica naturales de los senos en unas intervenciones seguras y muy habituales como las que se practican en la clínica plástica del doctor Sanz.

El implante de mama se adapta como una prótesis para incrementar el volumen de los senos y no siempre se hace por motivos puramente estéticos. Algunas pacientes se acercan a las clínicas del doctor Sanz con la intención de que sus senos se reconstruyan tras una mastectomía, o lo que es lo mismo, la cirugía que sigue a una intervención en uno o los dos senos para extirpar un proceso canceroso.

La mamoplastia también puede acompañar a la reparación que la medicina puede hacer con la cirugía cuando existe alguna malformación genética que afecta a los pechos. Por último, cada vez son más frecuentes las operaciones para implantar prótesis mamarias en aquellas personas que se han decidido a cambiar físicamente de sexo. Para ellas, los implantes en sus pechos son el primer paso para el cambio de identidad.

A pesar de que el aspecto exterior del pecho pueda ser idéntico, no todos los implantes mamarios son iguales. Básicamente, hay dos tipos, los conocidísimos de silicona y los de naturaleza salina. Los hay, además, anatómicos y redondos, según su forma.

Los implantes redondos tienen una forma simétrica y se colocan en el lugar adecuado para realzar el pecho. El implante anatómico tiene una forma parecida a la de una lágrima y lo que busca es precisamente éso, destacar el nuevo volumen del pecho reconstituido sobre la base del perfil natural del seno. Se trata del intento de imitar la forma del seno, algo que se ha buscado con el diseño de los últimos formatos de implantes que llegan a tener la superficie rugosa que se le supone a la glándula mamaria sobre la piel.

El implante salino, en realidad también está compuesto de silicona. Se trata de una bolsa de ese material que se coloca en el pecho y a la que se le añade agua salada para aumentar el volumen a voluntad y realzar el busto.

El implante mamario de silicona, es el más popular y conocido. Y consiste en la colocación de un paquete de silicona para realzar el busto. Es un material más estable y más natural al tacto que el que proporciona la solución salina.

Sin embargo, en un caso o en otro, y dependiendo de la forma en la que se instale la prótesis y de los años transcurridos desde la intervención quirúrgica, las prótesis mamarias pueden revelarse menos naturales con el tiempo.

Por esa razón, se ha ido afianzando en las intervenciones de cirugía mamaria reconstitutiva una generación de implantes llamados de gel gran cohesividad, no líquidos, que introducen en la mama un fluido muy espeso que reproduce la consistencia natural del pecho al tacto, que no se arruga y que es muy resistente a la acción mecánica propia de la actividad física humana y al desgaste natural del mismo material.

Si el implante mamario es el elemento que ayuda a realzar el busto, no menos importante es la fórmula empleada en cirugía, el lugar, el plano en el que el especialista decide ubicar la prótesis. Se puede hablar así de tres opciones básicas, la subglandular, si se coloca bajo la glándula mamaria; la subpectoral, si la opción es el espacio que hay entre el pectoral mayor y el nivel costal; y, por último, el plano subfascial, entre la aponeurosis y el mismo músculo pectoral.

La ubicación subglandular tiene la ventaja de que la intervención en la mama es mucho más reducida en el tiempo, que la recuperación es también breve, y, en el caso de que se necesite alguna otra intervención quirúrgica de ajuste, el acceso al implante es más fácil.

La ubicación submuscular tiene el beneficio de que da como resultado una imagen más natural de la mama reconstruida y las posibilidades de que se produzcan endurecimiento del busto por contractura capsular son muy, muy reducidas.

Un beneficio añadido de esta disposición del implante es que cualquier exploración por ultrasonido, o mediante mamografía a la que la paciente se vea obligada en el futuro; no es incompatible con esta fórmula. El implante no oculta en absoluto la anatomía interna del pecho.

CLÍNICAS DE CIRUGÍA PLÁSTICA DEL DR. SANZ

CLÍNICA DE CIRUGÍA PLÁSTICA EN SANTANDER
Clínica Sanz
Calle Castelar 1, 6º Dcha
39004 Santander
Teléfonos: 942 037 404 – 666 007 777

CLÍNICA DE CIRUGÍA PLÁSTICA EN VALLADOLID
Sanatorio Sagrado Corazón
c/ Fidel Recio 1
47002 Valladolid
Teléfonos: 666 007 777 – 983 208 400

CLÍNICA DE CIRUGÍA PLÁSTICA EN BILBAO
Clinica Euskalduna
c/ Euskalduna, 10
48008 Bilbao (Vizcaya)
Teléfonos: 944 103 752 – 666 007 777

CLÍNICA DE CIRUGÍA PLÁSTICA EN BURGOS
Avda Reyes Católicos 16, Esc III, 3° F
09005 Burgos
Telf: 666 007 777

CLÍNICA DE CIRUGÍA PLÁSTICA EN LOGROÑO
C/ Guardia Civil 2, Entreplanta F
26005 Logroño
Telf: 666 007 777

CLÍNICA DE CIRUGÍA PLÁSTICA EN ZAMORA
Centro Médico de Zamora.
Ronda de San Torcuato 15
49006 Zamora
Telf: 666 007 777

CLÍNICA DE CIRUGÍA PLÁSTICA EN PALENCIA
Hospital Recoletas «Virgen de la Salud»
Avda. Simón Nieto 31-34
34005 Palencia
Teléfonos: 666 007 777

CLÍNICA DE CIRUGÍA PLÁSTICA EN PAMPLONA
C/ Monasterio de Urdax 30, 4º D
31011 Pamplona
Telf: 666 007 777

Esta entrada fue publicada en Negocios - Empresas, Salud y Medicina y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *