Operación bikini y restaurantes

Con la llegada del buen tiempo y en cambio de armario, muchas de nosotras nos damos cuenta de que hemos cogido unos kilitos durante el invierno y comenzamos la operación bikini para estar perfectas durante el verano.

Hay mucha gente que renuncia a su vida social, porque creen que no se puede complementar la operación bikini con las salidas a comer o cenar a restaurantes, pero esto no es así, hay trucos con los que podremos combinar las dos cosas.

Una de las primeras cosas que tenemos que tener en cuenta es que no debemos llegar con mucha hambre a la comida o cena, ya que si lo hacemos sucumbiremos a comida que no deberíamos comer.

En cuanto a la bebida, lo más aconsejable es tomar una copa de vino blanco o tinto, olvidándonos por supuesto de los refrescos y la cerveza.

Su vamos de tapitas, lo mejor es evitar en medida de lo posible, los fritos, rebozados, etc. Y decantarnos por aperitivos compuestos de berberechos, mejillones, nueces, etc.

Si por el contrario vamos a comer o a cenar con menú, lo más aconsejable es pedir de primero una ensalada, a poder ser sin aliñar, para que seamos nosotras las que la aliñemos y de segundo pescado o carne cocinada a la plancha, acompañados de verdura, ya sea cocida o al vapor.

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *