Bolas chinas: placer y terapia

Las tradicionales bolas chinas, además de ser uno de los
juguetes con mayor tradición y que ofrecen un gran placer,
también son idóneas para fortalecer la musculatura del suelo
pélvico y prevenir algunas patologías femeninas.

Placer sexual y propiedades terapéuticas, ¿qué más le podemos pedir
a un juguete erótico? Está demostrado que las bolas chinas sirven
tanto para mejorar la vida sexual de la mujer como también ofrece
muchos aspectos positivos como son el prevenir las pérdidas de orina
o favorecer el parto.

De procedencia ancestral, concretamente oriental como su propio
nombre indica, las bolas chinas cada vez están más de moda; dentro
de los juguetes sexuales que podemos encontrar en el mercado y que
sirven para potenciar la vida sexual en pareja o en la intimidad.

¿Pero cual sería su definición exacta? Son una serie de bolas
(normalmente dos) unidas por un cable flexible que se introducen en
la vagina o el ano para estimular las ramificaciones nerviosas más
sensibles ubicadas en esas zonas. Dichas bolas suelen llevar en su
interior otra más pequeña que provoca vibraciones cada vez que
choca con los extremos de la otra aumentando considerablemente el
placer. Desde aquí aconsejamos que antes de empezar a utilizarlas
se debe cuidar escrupulosamente la higiene, bien sea con productos
adecuados para ello o lavarlas con jabón neutro y agua tibia para
evitar cualquier tipo de infección. No olvidemos que esa zonas son
muy sensibles y es recomendable extremar la precaución.

Utilizarlas es algo muy sencillo, pero para aquellas mujeres que
no lo sepan, diremos que se debe introducir las bolas chinas en la
postura que te sea más cómoda, si te cuesta, puedes ayudarte de un
lubricante para facilitar la introducción en la vagina. Las dos bolas
deben quedar detrás del músculo para que cuando nos incorporemos
tiendan a caer por su propio peso y sea el suelo pélvico el encargado
de contraerse irremediablemente para evitar su caída, hecho que
comenzará a hacer el ejercicio y a ayudar a llegar a conseguir el
orgasmo.

En el caso que las indicaciones descritas no nos sirvan, podemos
recurrir al principio a cambiar de postura, es decir introduciéndolas
cuando estemos tumbadas. En la cama boca arriba tiraremos con una
mano del cordel de extracción y con nuestra musculatura trataremos
de impedir que se salgan, poco a poco el musculo adquirirá mayor
fuerza y resistirá sin problemas.

Hablemos también de tiempo requerido para su uso, es decir su
eficacia empieza a disminuir a la media hora en movimiento. Se
debe comenzar con menos tiempo e ir incrementándolo de manera
progresiva para que el músculo se vaya adaptando. Una vez la vagina
es capaz de sujetar las bolas chinas sin problema puedes dejártelas
puestas mientras haces tareas domésticas o incluso para salir a la
calle. El hecho de salir con ellas en tu interior hace que aumente el
morbo de estar en un lugar público e ir notando las vibraciones al
andar hace que la excitación sea mayor.

Y entre sus propiedades terapéuticas destacar que las bolas chinas
tienen generan una estimulación del riego sanguíneo, factor que
facilita la tonicidad muscular. Cuanto más firme sea nuestro suelo
pélvico, más fácil será alcanzar el orgasmo y las relaciones serán
más satisfactorias. Las bolas chinas mejoran tu sexo y reducen la
incidencia de problemas como las pérdidas de orina, además de
favorecer el momento del parto.

Cómo vemos placer y terapia en un mismo juguete.

Fuente:

www.sexshopfemenino.com/blog/2013/02/26/bolas-chinas-placer-terapia

 

 

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *