Entre técnicas pictóricas: las acuarelas

Una de las técnicas pictóricas más utilizadas es la acuarela. Solemos pensar que por el simple hecho de emplear el agua, es sencilla, pero estamos muy alejados de la realidad. Para poder crear una obra en acuarela, el artista debe tener muy en cuenta la necesidad del agua, su presencia y su utilización en el soporte, normalmente papel y cartón. Se utilizan estos soportes porque la capacidad de absorción de ambos es muy elevada, aspecto imprescindible para trabajar con la acuarela.
Pero como cualquier obra, depende de la mano que la está creando. Una mano que debe saber pintar con una pincelada firme y autoritaria, controlando la fluidez de la materia en el pincel y el espesor de la pintura. Trabajar con el material necesario, ni más ni menos, sabiendo reproducir al milímetro los rasgos de la obra elegida. Debe tener vida, una luz potente y directa, forma, volumen, plasticidad. Todo esto nos permite fusionar los colores de tal manera que parece que se están diluyendo ante nuestros ojos, que es nuestra mano la que dirige su fusión, cuidada y esmerada.
La característica más destacada de esta técnica es la transparencia de su trazo, no matérica  sino sinuosa como el agua. Quizás por ello fue una técnica empleada por artistas tan destacados como Albert Dürer, Van Dyck o John Constable, pero sin duda, cuando hablamos de acuarela nos viene a la mente las obras de William Turner, donde la luz, el movimiento y la transparencia estaban presentes.
El tratamiento previo del soporte para pintar con acuarelas es muy importante para prevenir errores. Se debe tratar el papel o el cartón con el que se trabaje, porque dista un paso la distancia entre una obra bella y una obra nefasta.

Esta entrada fue publicada en Arte y Cultura y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *