El problema de la automedicación

Los avances a nivel de la ciencia han permitido que el ser humano tenga una mejor calidad de vida y viva muchos más años que sus antecesores. La cantidad de medicamentos para cualquier tipo de trastorno es cada vez más grande, y la prescripción desaforada muchas veces por parte de psiquiatras, clínicos y otros especialistas sumado al fácil acceso que se tiene a ellos abre el debate para tratar un tema que involucra a toda la sociedad.

Ser el propio médico

La automedicación abarca tanto la toma de drogas de venta libre como aquellas que sólo deberían ser expedidas bajo receta médica pero que los pacientes obtienen de otras personas o del mismo personal farmacéutico que las facilita por diversas razones. Una simple pastilla como puede ser un ibuprofeno o una aspirina, puede ocultar trastornos varios si se los toma como si fueran simples caramelos para el dolor.

Algunos medicamentos más fuertes –como aquellos recetados por psiquiatras para disminuir la ansiedad o los analgésicos muy fuertes- pueden no sólo provocar cambios físicos y psicológicos graves sino una adicción severa que implique un tratamiento accesorio que en un principio podría haberse evitado.

Moderación y cuidado

Aunque muchas veces cuesta tomar la decisión de visitar a un médico y resulta más cómodo medicarse en casa o pedirle consejo a un conocido, realmente la mejor opción es consultar con un especialista cuando se siente que algo no está bien a nivel orgánico, tanto físico como mental. Cada persona tiene un cuerpo y metabolismo diferentes que requieren de un tratamiento específico de acuerdo a lo que dicte el profesional.

Psiquiatras pueden recomendar un fármaco en una persona pero no en otra que padece una enfermedad cuya medicación particular en combinación con esa droga podría ser incluso fatal.

El acceso a Internet y a la información desmesurada también influye en este fenómeno y no son pocos los que recomiendan medicamentos y tratamientos sólo por experiencia propia o de conocidos sin contar con los conocimientos médicos mínimos para hacerlo.

Esta entrada fue publicada en Salud y Medicina y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *