Los dedos en martillo y sus consecuencias

Desconocida para muchas personas, común para podólogos y médicos, los dedos en martillo conforman una condición que puede acarrear consecuencias más allá del aspecto de los pies. Alteraciones en la postura, dolores y la presencia de lesiones en el miembro inferior son algunas de ellas.

Los pies y el sustento del cuerpo

Aunque para muchos constituyen una de las partes menos agraciadas del cuerpo humano y muchas veces no se les presta demasiada atención, los pies tienen un papel fundamental en lo que respecta al sostén y equilibrio del cuerpo. Los músculos, huesos y la forma que posee no se encuentran estructurados de esa manera por puro capricho de la naturaleza, sino que tiene su por qué.

Los pies deben sostener todo el peso del cuerpo cuando se está parado o camina y deformaciones como los dedos en martillo pueden alterar ese equilibrio. Los podólogos deben lidiar con las consecuencias de esta condición de diferentes maneras, incluso llegando a la cirugía si la situación lo amerita.

¿Cuándo consultar al especialista?

El dolor de pies, problemas al caminar y la formación de durezas y callos pueden no ser entidades comunes, pero muchas personas pueden insistir con tolerarlas sin tener en cuenta que con el tiempo la situación puede empeorar.

Los podólogos pueden recomendar el uso de plantillas especiales que ayuden a acomodar los dedos o acudir a una cirugía local para corregir los callos, durezas y alteraciones en tendones y músculos que no puedan ser solucionadas por otro medio. Además, existen ciertos medicamentos que pueden actuar localmente y mediar antes de llegar al quirófano.

Por supuesto, el especialista deberá extremar los cuidados en aquellas personas con enfermedades de base –como la diabetes, por ejemplo- que deban cuidarse en los procedimientos relacionados con el pie.

Esta entrada fue publicada en Salud y Medicina y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *