Mejora tu nariz

La rinoplastia es la cirugía que modifica la forma de la nariz, y es uno de los procedimientos quirúrgicos más realizados en cirugía plástica a nivel mundial. La rinoplastia puede disminuir o Aumentar el tamaño de la nariz, cambiar la forma de la punta o del dorso, ensanchar los orificios nasales o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior.

Los candidatos ideales son aquellos que buscan una mejoría y no una perfección absoluta. La rinoplastia mejorará su apariencia y la confianza en uno mismo.

La rinoplastia se puede operar con anestesia local o general, depende de la magnitud de la cirugía y de las preferencias del paciente y el cirujano. La rinoplastia se realiza siempre en quirófano, dentro de una clínica u Hospital. Usualmente se permanece en la clínica la noche tras la cirugía, dándole el alta al día siguiente. La rinoplastia puede realizarse bajo anestesia local más sedación, o lo que es más frecuente, con anestesia general, dependiendo del grado de la cirugía. Una rinoplastia suele durar entre una y dos horas, aunque en casos complejos puede durar más tiempo. Durante la cirugía, la piel de la  nariz se separa de su soporte, formado por hueso y cartílago, que se le da la forma deseada.

Una vez completada la cirugía, se coloca una escayola de yeso u otro material, que ayudará a mantener la nueva forma de la nariz. Además de esto se colocan tapones nasales en ambos orificios para evitar sangrado y estabilizar el tabique nasal.

La mayoría de los pacientes que se someten a una rinoplastia en el correr de 2 días ya son capaces de volver a sus actividades básicas como trabajar o estudiar. Pero no podrán realizar actividad física o de esfuerzo sino al cabo de unas semanas.

Los resultados se ven en una o dos semanas, la nariz quedará como lo deseaba y no sentirá que fue sometido a una cirugía. La mejoría es gradual y progresiva aunque puede durar un poco más la hinchazón en la punta de la nariz durante algunos meses. El resultado perfectamente visible y sin más modificaciones se verá al cabo de un año.

 

Esta entrada fue publicada en Salud y Medicina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *