Curiosidades sobre la lengua

La lengua es uno de los órganos más curiosos del cuerpo. Además de encontrarse en un lugar muy importante como es la boca, la función que cumple en el habla, la deglución y el gusto la catalogan como única en su tipo. Dentistas y médicos se reparten su atención cuando se presentan lesiones en ella o traumatismos, aunque la capacidad que posee para regenerarse es asombrosa.

Músculos por todos lados

La lengua se encuentra formada por nada más y nada menos que diecisiete músculos: todos pares excepto uno que abarca el medio de la misma, el lingual superior. Cada uno de estos músculos se inserta en huesos que rodean al órgano, como la mandíbula, el hioides o el temporal. Los nervios que inervan a la lengua son varios de acuerdo a su función: el lingual es el encargado de transmitir la parte sensitiva mientras que el hipogloso y glosofaríngeo la parte motora.

Dada su irrigación, inervación y formato, los dentistas a menudo se sorprenden de lo rápido que sana el tejido de esta zona, e incluso puede observarse un crecimiento de la misma luego de sufrir un corte limpio o lesión.

Funciones únicas

En la lengua se encuentran más de tres mil papilas gustativas, las cuales son las encargadas de transmitir el sentido del gusto. Además de esta función gustativa, su papel en la deglución y su tarea durante la masticación también le proporcionan un papel más que importante en la alimentación y nutrición.

Los dentistas suelen recomendar al enseñar sobre el correcto cepillado de los dientes que también hay que tener en cuenta a la lengua durante la higiene bucal. Esto se debe a que un sinfín de bacterias vive sobre su superficie, muchas veces el equivalente a la mitad de los microorganismos que se encuentran en la boca.

Esta entrada fue publicada en Salud y Medicina y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *