Una medicina más humana

Los médicos de familia suelen atravesar situaciones que no cualquier profesional está dispuesto a vivir, mucho menos en detrimento de su dinero y calidad de vida. Sin embargo, a pesar de todas las trabas que sufren por parte del sistema y, muchas veces, de sus propios colegas, estos médicos conforman un grupo que se destaca por brindar una asistencia más humana y cercana a los pacientes que el resto de las especialidades.

Una elección poco popular

¿Qué imagen es la que se tiene de los médicos de familia? Seguramente personas muy ocupadas que deben atender a decenas de pacientes por día con mínimos períodos de descanso y en condiciones que no siempre son las mejores. Además, no es una alternativa que muchos de los estudiantes consideran a la hora de elegir qué especialidad seguirán una vez graduados. Muchas facultades imparten mínimos contenidos sobre ella y su popularidad no suele ser muy alta.

Sin embargo, existen todavía casos donde la vocación prevalece sobre la oportunidad de ganar dinero o de gozar del prestigio típico de profesionales como los cirujanos. Aquellos médicos que deciden atender en centros primarios de la salud y estar en íntimo contacto con los pacientes y su familia, sin dudas merecen el reconocimiento de toda la sociedad.

Tareas únicas de los médicos de familia

Los médicos de familia conocen en forma íntima a los integrantes de la comunidad donde trabajan y, en muchos casos o en la mayoría, sus historias familiares. A veces el escuchar lo que el paciente tiene que decir -no siempre relacionado con la medicina- puede ser más sanador que un medicamento o tratamiento físico.

Los problemas burocráticos quedan expuestos por la falta de recursos e importancia que se le da al sistema de salud en muchas zonas y los médicos de familia deben hacerse cargo de tareas que exceden la que les corresponde. Muchas veces, deben conformarse con el consuelo de saber que su tarea es vital para garantizar el acceso a la salud de varias generaciones y que están colaborando con la formación de niños y adultos por igual.

Esta entrada fue publicada en Salud y Medicina y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *