La inocuidad del aspartamo

El aspartamo se fabrica mediante una serie de reacciones de fermentación en las que se combinan diferentes sustancias naturales. El resultado final de este proceso fermentativo es la formación de los elementos primarios que componen este edulcorante.
Los compuestos básicos que constituyen el aspartamo son: ácido aspártico, fenilalanina y metanol. Los dos primeros son aminoácidos y el tercero un éster metílico. Las tres sustancias son inocuas para el organismo y se encuentran en multitud de alimentos que se ingieren a diario. El ácido aspártico y la fenilalanina están presentes en las proteínas de los huevos, la leche, el pescado o la carne y el metanol en casi todas las verduras y en los zumos de frutas.
El organismo descompone el aspartamo en estos tres elementos cuando es ingerido y después los procesa por separado en su beneficio. Los aminoácidos son usados como fuente energética tras ser absorbidos por el intestino y el metanol es desechado por los canales naturales de evacuación.
Se concluye tras esta información que el aspartamo es un aditivo alimentario seguro, que sus componentes no difieren de los de otros muchos alimentos y que es digerido por el cuerpo humano con facilidad y sin causar daños.
Numerosos estudios científicos avalan y apoyan estas afirmaciones. El aspartamo ha pasado todos los controles de calidad y su uso ha sido aprobado por todas las entidades encargadas de la seguridad alimentaria. Además, los controles periódicos a los que se ha sometido desde su descubrimiento siempre han alabado sus cualidades y lo han considerado apto para

el consumo humano.
Además de ser una sustancia totalmente inocua para la población en general, también se ha comprobado que puede ser tomada por ciertos grupos de riesgo sin que ello afecte en absoluto a su salud. Según la web www.info-edulcorants.org el aspartamo puede ser consumido por mujeres embarazadas, mujeres que se encuentran dando el pecho a sus hijos, niños y diabéticos. Para todos estos grupos el cuidado de la alimentación es muy importante y la ingesta de este edulcorante les ayuda a controlar el peso, poder seguir disfrutando del sabor dulce y no aumentar los niveles de glucosa en sangre.

 

Esta entrada fue publicada en Salud y Medicina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *