La guerra contra el aspartamo, un edulcorante seguro

El aspartamo ha vuelto a ser reconocido por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) como un edulcorante seguro para el consumo humano. Así ha sido tras un exhaustivo estudio realizado por un equipo de científicos investigadores que no ha dejado lugar a dudas sobre la conveniencia de la utilización de dicho aditivo alimentario. Medios de comunicación se han hecho también eco del resultado del informe, como el periódico ABC, que el pasado mes de enero publicó la noticia en sus páginas.
Desde el descubrimiento del aspartamo en 1965, han sido numerosas las críticas y controversias que este edulcorante no calórico ha suscitado, pues hubo consumidores que asociaron sin respaldo científico, algún tipo de enfermedad o malestar a su consumo. Esto provocó que el aditivo haya sido objeto de estudio en numerosas ocasiones de diversas entidades y organizaciones de consumo y salud, pero se ha demostrado y señalado públicamente que los citados síntomas no están asociados a su ingesta.

La última organización en reconocer que el aspartamo no supone ningún riesgo para la salud ha sido la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, pero antes ya se realizaron otros informes, como el de la Organización Mundial de la Salud (OMS) o el del Comité Mixto de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que llegaron a la misma conclusión.
Aún así, y para una mayor seguridad, para 2020 la Comisión Europea ha pedido a la EFSA un nuevo estudio y reevaluación de todos los aditivos alimentarios, entre los que figura también el aspartamo. No obstante, los expertos precisan que las cantidades que una persona puede consumir de este edulcorante al día, distan de las dosis recomendadas.
El aspartamo se utiliza desde hace décadas en alimentos tan comunes como los yogures, los cereales o salsas para cocina y su consumo sólo está contraindicado para personas que sufren fenilcetonuria, advertencia escrita en la etiqueta de los productos que llevan el aditivo.

Esta entrada fue publicada en Salud y Medicina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *