Conoce los derivados de la madera para comprar tus muebles

Lo primero que llama nuestra atención cuando visitamos las tiendas de muebles en busca de piezas para decorar nuestra casa es el diseño y el precio. En ocasiones nos dejamos llevar por este criterio sin conocer a fondo la calidad y el material con que están fabricados los muebles.

Podemos pensar que los muebles baratos son peores que los caros pero esta idea no tiene por qué ser siempre cierta.  Si quieres comprobar el hecho de que la calidad no está reñida a los muebles baratos, puedes consultar el catalogo online de martbert.com.

 

TIPOS DE MADERA

Para sacarte de dudas, te contamos qué tipos de madera existen y cómo diferenciar un mueble de calidad.

La materia prima por excelencia elaborar muebles es la madera natural. Es un material bello y noble, pero en ocasiones puede verse afectada por agentes externos como la humedad o los insectos.

Después están las maderas prefabricadas, las cuales no presentan estos inconvenientes, son más económicas, contribuyen a la protección del medio ambiente y se presentan en una amplia gama de acabados. Por eso, son una alternativa muy válida para la decoración de interiores.

 

TIPOS DE DERIVADOS DE LA MADERA

– Tableros contrachapados: Están formados por un número impar (normalmente cinco) de chapas de madera encoladas y prensadas entre sí. Se trata de un material estable y resistente, aunque sensible a los cambios de humedad y temperatura.

Se emplean principalmente en la fabricación de puertas, revestimientos de paredes y muebles.

Normalmente se elaboran con madera de pino y haya, aunque es posible encontrarlos en maderas nobles, como el roble, muy adecuadas para muebles de salón y dormitorio.

Tableros aglomerados: Se elaboran con restos de madera triturados (virutas o serrín) mezclados con adhesivo y sometidos a presión. Este proceso da lugar a tableros estables, aislantes, económicos y fáciles de trabajar. Aunque su calidad y su resistencia a la humedad son bajas, este material es inmune a los insectos.

Dado que es un material irregular y poroso, se emplea para fabricar estructuras de muebles sencillos.

– Tableros de fibras: Se elaboran a partir de fibras de madera molidas y prensadas. Son muy resistentes a la humedad y no producen astillas. Además, poseen buena capacidad de aislamiento térmico y acústico.

Pueden ser de alta densidad (HDF) o de densidad media (MDF). Con los primeros se elaboran revestimientos, mientras que los segundos se emplean en muebles y puertas.

 

– Chapas de madera: Las chapas de madera se emplean para revestir y embellecer los derivados de la madera. Pueden ser naturales, teñidas, de raíz o precompuestas. Las chapas de pino y haya se suelen teñir para conseguir acabados que recuerden a otras como el nogal o el roble.

 

Finalmente, para saber qué calidad tiene un mueble presta atención a estos detalles:

–        La madera natural tiene nudos y vetas, no es uniforme.

–        Los bordes y aristas deben ser suaves al tacto.

–        Los nudos de la madera deben ser pequeños y no muy abundantes.

–        Los cajones se deben deslizar con suavidad y tener topes.

 

Ahora que ya conoces las propiedades de los derivados de la madera, ya puedes consultar el catálogo online de Martbert y elegir tus muebles pulsando aquí.

Esta entrada fue publicada en Hogar y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *