Los problemas de sobrepeso empiezan con nuestra forma de comer

labarbacotecanuevo

Hace poco un conocido periódico se preguntaba cómo comemos los españoles. Y la verdad es que el artículo era enormemente elocuente sobre el modo en el que nos alimentamos, entre otras cosas porque de repente nos hemos dado cuenta de que estamos abandonando nuestras costumbres alimenticias y nos estamos deslizando, peligrosamente además, hacia las complicadas costas de la comida basura y del fast food. Y sinceramente, esto no es algo que nos vaya a hacer ningún bien, entre otras cosas porque nuestra historia es lo suficientemente sabia e inteligente para recomendarnos qué debemos hacer a la hora de alimentarnos.

El país de la dieta mediterránea

En efecto, España es el territorio de la dieta mediterránea, de esa forma de alimentarse que incluye pescados y verduras sanos, equilibrados y sin problemas de ningún tipo. De repente nos hemos percatado de que lo que comían nuestros padres y abuelos no solamente era lo más pertinente, sino que además era lo más inteligente cuando alguien necesitaba saber que su organismo estaba bien alimentado. Así que haríamos bien en recordar constantemente esta cuestión para no perder de vista que si nuestro país se define por algo, además de por cuestiones diversas, es por haber dado al mundo la dieta más equilibrada y pertinente para la armonía corporal.

¿Es posible recuperar la alimentación de antaño?

Sí, además un sí sin paliativos. En el espacio virtual tienes sitios como esta web que permiten, a todos aquellos que disponen de un espacio al aire libre, instalar una barbacoa con la que poder recuperar parte de la esencia y de los sabores de toda la vida. En efecto, la comida a la brasa es el santo y seña de nuestra tradición gastronómica, y tenemos que recuperarla sí o sí. No por capricho, no porque lo digamos nosotros, sino porque es totalmente necesario que hoy en día seamos consecuentes con este particular y tengamos siempre en cuenta que aquello que mejor le vendrá a nuestro organismo será lo que no incluye grasas saturadas o carnes de dudosa procedencia.

Lo de siempre es lo de ahora

Puedes pensar que en realidad la imagen de la barbacoa funcionando a pleno rendimiento te recuerda poderosamente ese capítulo de una conocida serie de dibujos animados para adultos en el que, de forma tumultuosa, se celebra una barbacoa y todo el mundo abusa de hamburguesas. Pero tenemos que decirte que precisamente la barbacoa y la comida a la brasa a la que nosotros nos referimos tiene más que ver con pescados bien seleccionados y de calidad, verduras gratinadas que estarán deliciosas y algunas carnes magras de nuestras granjas y carnicerías de referencia. De esta manera recuperaremos el espíritu de siempre, el que nos ha hecho ser lo que somos, y le daremos a nuestro organismo lo que necesita para alimentarse siempre bien. Al fin y al cabo es lo que tenemos que hacer para conseguir equilibrar esa peligrosa curva de la felicidad, ¿no crees?

Esta entrada fue publicada en Gastronomia, General. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.