Usar un vaporizador con fines terapéuticos

La tecnología ha avanzado mucho en los últimos años y han proliferado los pequeños aparatos electrodomésticos que permiten al usuario mejorar su estado físico, aliviar pequeños dolores o simplemente contribuir a que el cuidado de la propia salud sea una experiencia placentera.

Uno de estos aparatos, con cada vez más usuarios en nuestro país, es el denominado vaporizador; no confundir con los cigarrillos electrónicos pues no es lo mismo, siendo el vaporizador el único que emplea plantas.

Picture 2

Un vaporizador extrae los principios activos de las plantas naturales y los transporta al vapor, que el usuario inhala. Es el mismo principio de los tradicionales vahos, pero concebido de manera que sea realmente placentero, sin ningún inconveniente, fácil y rápido de preparar, y delicioso de saborear. El usuario solamente emplea plantas naturales, que puede cultivar él mismo en macetas o comprar en herboristerías. Según sea la planta empleada, los beneficios serán unos u otros, permitiendo así al usuario escoger el tratamiento a seguir (para la ansiedad, para el estrés, para el sistema respiratorio, etc) y alternar entre unos y otros.

Picture 2

Existen vaporizadores de uso doméstico, que requieren conexión a red eléctrica, y otros portátiles de tamaño inferior al de un móvil. Una tienda online española, magicvaporizers.es, reúne todos los modelos del mercado que son seguros y fiables. “Estamos viendo muchas réplicas de estos aparatos hechas en China con baja calidad de materiales, por ejemplo con boquillas de plástico de mala calidad que con el calor desprenden partículas tóxicas del plástico potencialmente muy dañinas; un vaporizador debe tener la boquilla de cristal”, comentan desde magicvaporizers.es.

Otro aspecto a tener en cuenta es la calidad tanto del agua que se use para el vaporizador como la de las plantas que se vayan a inhalar. El agua es preferible que sea agua embotellada o hervida, con la finalidad de disminuir posibles residuos como la cal, etc. Y en cuanto a las plantas, lo mejor es que sean plantas orgánicas, sin pesticidas que puedan pasar al organismo a través de la vaporización. Afortunadamente ambos productos son muy fáciles de obtener e incluso cada vez más gente se está animando a cultivar sus propias plantas en macetas. Existen plantas como la menta, que son muy agradables de vaporizar y cuyo cultivo es extremadamente sencillo.

 

Esta entrada fue publicada en Salud y Medicina y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.