Suelo radiante y sus ventajas

suelo radianteEl suelo radiante es un sistema de calefacción muy utilizado hoy en día y también a lo largo de la historia. En la actualidad su funcionamiento consiste en hacer circular agua a unos 50 grados centígrados por unas tuberías que están situadas por debajo del suelo o por detrás de las paredes. Esto hace que empresas  aconsejen este sistema de calefacción siendo una opción muy interesante para sustituir a los clásicos y tradicionales radiadores.

  • Una de las principales ventajas que tiene este servicio es la ausencia de elementos a la vista, el hogar parecerá más amplio y tendremos más espacio.
  • Se puede controlar mejor la temperatura, este sistema permite tener una temperatura moderada todo el año.
  • Es compatible con sistemas domóticos, hoy en día existen varios sistemas para implementar domótica a un hogar, y este sistema es el mejor en este aspecto.
  • El calor de esta técnica es más homogéneo que los radiadores, ninguna parte del hogar se calentará más que otra.
  • Se aprovecha mucho mejor el espacio, al ser más pequeño e ir embebido dentro de las paredes dará la sensación de tener más espacio del que en realidad tiene.
  • Es más económico, este tipo de suelos son más baratos, ya que aprovechan mejor la temperatura, se puede ahorrar hasta un 50%.
  • Este sistema es mucho más limpio, no hay problemas de olores ni de corrientes de aire que pueda haber.
  • También permite que se programe las horas de calefacción, con esto conseguiremos un mayor ahorro energético.

Este tipo de calefacción ha demostrado ser mucho más eficaz que otras alternativas, como los ya citados radiadores, o incluso que las chimeneas clásicas en las que se quema madera para calentar la casa. El problema de estas chimeneas, que no tienen estos suelos, son los humos, por supuesto este sistema no genera humos, por lo cual no tendremos que preocuparnos de tener una salida para ello.

También se ha demostrado a lo largo de la historia, que el suelo radiante genera un calor mucho más confortable, en la antigüedad podían alcanzar temperaturas de hasta 50 grados centígrados, hoy en día, por seguridad, estos sistemas están limitados a una temperatura de 30 grados para evitar problemas con el sobrecalentamiento del suelo y de este modo evitar tener posibles problemas de salud. Incluso quemaduras en la planta de los pies. Gracias a estos y otros aspectos este sistema de calefacción ha demostrado ser el más eficaz.

Esta entrada fue publicada en Hogar. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.